Campeonato de Asturias RAID 2019

 

 

 

 

 

 

 

80 kilómetros a caballo en la IV Raid Arabian celebrada en Llanera – El Comercio

Sesenta y siete caballos disputaron ayer la cuarta Raid Arabian, un campeonato de nivel internacional en el que los jinetes pusieron a prueba su destreza para recorrer grandes distancias dosificando el esfuerzo de sus monturas. Esta disciplina ecuestre de origen militar pone a prueba la velocidad, habilidad y la resistencia física y psicológica de caballo y jinete, ya que el tiempo y el entorno juegan un importante papel en el resultado de la carrera, que tiene la salud del rocín como meta definitiva.

El presidente del comité organizativo, Pablo Gil González, dio la bienvenida a los numerosos participantes y advirtió de la dureza de la primera fase: «El Violeo tiene una subida importante y va hacer muchísimo calor y muchísima humedad».

Ramón López Lax, leyenda del mundo de los raids y delegado técnico federativo de la Federación Ecuestre Internacional (FEI) en España subrayó la dificultad técnica del recorrido, que combina cuestas y curvas: «El mayor enemigo del caballo es la velocidad y actualmente se está compitiendo en terrenos demasiado llanos», explicó.

Justo lo que no encontraron ayer, los binomios participantes en las distintas categorías que atravesaron Llanera, Oviedo y Las Regueras en cuatro etapas divididas por colores: azul, rojo y verde. Todas ellas con salida desde el recinto ferial de Ables. «Son como cinco carreras en una», explicó el presidente del jurado, José Antonio Álvarez Nachón, ya que cada una tiene una distancia dentro del recorrido según su categoría, empezando Iniciación en 20 kilómetros y escalando a 40, 60 y 80 kilómetros en las pruebas más duras. «Es complicado de organizar», indicó el juez.

Estas carreras divididas por fases o etapas exigen entre ellas un descanso de una media hora de duración, donde se toman las pulsaciones del caballo, para saber si este puede seguir con la prueba o no. No es solo una cuestión de velocidad, el animal debe estar en condiciones de seguir llevando a su jinete. La valoración la realizan veterinarios aprobados por la FEI. Este es el punto clave de la raid, ya que el animal debe estar por debajo de sesenta y cuatro pulsaciones entre otros parámetros, según explicó Gil o, de lo contrario, el jinete es eliminado. «En la carrera internacional la velocidad es libre, pero en las demás no se puede superar una media de 16 kilómetros por hora», advirtió Gil.

La salud es lo primero, por lo que cualquier anomalía en la inspección veterinaria puede conllevar la descalificación del binomio. Precisamente con el motivo de cuidar al animal, muchos son los deportistas que llevan con ellos su propio profesional, que conoce más de cerca al corredor. Aunque son los veterinarios internacionales los que deben dar el visto bueno a la montura.

Andrea y «Serazade», las «reinas» del raid astur – La Nueva España

La asturiana Andrea García Palacios y su yegua «Serezade» ganaron ayer la cuarta edición del Raid Arabian Ayuntamiento de Llanera y se convirtieron, asimismo, en campeonas de Asturias de raid. La joven tiene ya buen currículum en este tipo de competiciones pues fue la campeona de España amateur en 2018. La prueba, de perfil internacional, se desarrolló en el recinto ferial de Ables, salida y meta de la carrera, con la presencia de jinetes de Galicia, Asturias, Castilla y León y Madrid. La segunda plaza fue para Ignacio Corral y, el bronce, para Saúl Riancho.

La competición de carrera de caballos de larga distancia se dividió en varias categorías siendo la de «80 kilómetros una estrella» la categoría absoluta, con puntuación internacional y territorial. Pero también hubo salidas de 40, 60 y 80 kilómetros sin estrella, en las que los caballos no podían superar los dieciséis kilómetros por hora. En cambio, la principal, tiene velocidad libre. Subieron a Brañes, por la senda del Asturcón, y unos fueron hacia Mariñes y otros hacia el pico El Violeo, con regreso por San Cucao.

La competición, organizada por el Club Ecuestre Arabian, se desarrolló con muy buen ambiente en el recinto ferial de Ables desde primera hora de la mañana, donde los veterinarios hicieron constantes pruebas a los animales para determinar su estado de salud y su evolución durante la carrera. De hecho, los jinetes paran cada 20 kilómetros para que los caballos y yeguas puedan ser reconocidos por los sanitarios.

Así es que se cumplieron las previsiones y la asturiana se subió a la primera plaza del podio. Andrea García y «Serazade» son las reinas del raid en Asturias.